Page content

Clonación - Marihuana Exterior

Esquejes de marihuana

Clonación marihuana

Hay muchos motivos por los que clonar, pero casi todos ellos implican querer continuar una planta en especial de una raza especial. La otra gran razón, que viene a ser lo mismo, es la producción de semillas. Después de una cosecha exitosa un cultivador puede enamorarse de una raza en particular y puede querer tener siempre un poco más de esa raza en futuras cosechas. Aunque a primera vista parece difícil y puede que incluso un poco inmoral, puedes estar tranquilo de que es más fácil de lo que piensas y es tan viejo como el propio cultivo. Muchas personas de hecho ya han clonado: cogiendo esquejes de plantas que no son de marihuana, dejando que echen raíces y teniendo cuidado de ellas. El proceso es el mismo con la marihuana, pero hay un par de pasos extra que puedes querer intentar para asegurar el éxito ya que no es como otra planta de interior.

Aunque casi cualquier planta de marihuana puede ser clonada, es preferible escoger una más joven de unas dos o tres semanas de edad. Si no se puede optar a una, y debes utilizar una planta más vieja, el proceso no cambiará, pero deberás estar más atento a las necesidades de la planta, especialmente en el riego, durante las primeras semanas. Antes de realizar el esqueje de la planta principal de marihuana, riega con abundancia y comprueba el pH del suelo. Mira de que el clima y el tipo del suelo están dentro del rango. Si es necesario, es posible que tengas que hacer ajustes antes de continuar. Riega abundantemente la planta durante tres días.

 

 

Cuando hagas el esqueje, intenta escoger uno con hojas buenas y completas de los más grandes cerca de la parte inferior de la planta. Corta en ángulo, como harías antes de colocar las flores en un florero. Tan pronto hayas cortado la rama colócala en un poco de agua tibia. Después de transportar lo cortado de vuelta al invernadero (o al vivero) prepáralo para que haga raíces en un pequeña maceta de turba o en cubos de enraizamiento los cuales están disponibles en cualquier tienda de plantas. En ellas también encontraras mezclas sin suelo para el enraizamiento de esquejes. Estas son normalmente mezclas de geles o líquidos que son diluidos en agua mineral u otro tipo de agua embotellada. Algunos cultivadores de marihuana prefieren untar la rama en un polvo o gel. Cada método tiene sus defensores y sus detractores. Decide por ti mismo con el paso del tiempo.

 

 

Mantén los esquejes de marihuana húmedos rociándolos periódicamente con agua y colócalos en un lugar que permita el flujo de aire pero que evite que se sequen demasiado. Un cultivador de San Francisco tuvo la idea de usar una tienda hecha con bolsas térmicas resellables del congelador. Esto le permitía dejar un pequeño espacio para que el aire circulase durante el día; un acceso fácil para las múltiples vaporizaciones de agua que las plantas recibían por día y una tienda para atrapar la humedad en el interior. Al mismo tiempo, abandona las plantas de marihuana para conseguir un entorno casi hermético (entorno a más de 12 horas al día) a menos que estés clonando para determinar el sexo. En pocas semanas, los clones deberían desarrollar raíces. Replanta cuidadosamente.

 

 

Clonando para determinar el sexo. 

Cuando se clonan las hembras, sin embargo, hay un paso adicional que deberías realizar y no es otro que sexar los pequeños esquejes. En lugar de exponer las plantas de marihuana a una constante luz deberás convencerla de que está floreciendo al privarla de luz. Los esquejes deben ser lo suficiente maduros para florecer. Los esquejes seleccionados de la planta de marihuana que tengan 3 o 4 semanas de crecimiento vegetativo se distinguirán por el desarrollo del cáliz. Durante aproximadamente dos semanas asegúrate de que las plantas de marihuana recibirán una completa oscuridad durante al menos 12 horas seguidas. Si cometes un error y un poco de luz, incluso la más mínima cantidad les llega, entonces ya puedes descontar los días previos pues te tocará volver a empezar de nuevo.

 

 

Si has hecho el trabajo correctamente, después de dos semanas aparecerán pequeñas flores en la región del nodo de tus esquejes. Mantén la floración y finalmente podrás distinguir de manera fácil que plantas son macho y cuales son hembras. Trasplanta las plantas hembras y deshazte de las plantas macho a menos que quieras usarlas para conseguir semillas o para cualquier otro propósito que tengas.

Tus plantas de marihuana volverán al estado vegetativo en menos de una semana siempre que reciban al menos 13 horas de luz solar pero cuanta más luz reciban, mejor. Si esto no funciona entonces báñalas en luz durante 24 horas al menos por 2 días antes de permitirles que vuelvan a sincronizarse con el patrón estacional de luz.