Page content

Cómo Obtener Marihuana Terapéutica

I love marijuana how to obtain medical

Obtener marihuana terapéutica

En el momento de escribir estas líneas la marihuana sigue siendo totalmente ilegal según las leyes federales de los Estados Unidos. Como droga de clase 1 bajo la Ley de Sustancias Controladas de EE.UU. se considera que tiene un alto potencial de abuso y absolutamente ningún uso médico.  Por tanto su posesión, venta, elaboración, transporte y venta es ilegal a ojos de la ley federal.

Estamos viendo como un número creciente de estados aprueban leyes que permiten el uso terapéutico de la marihuana. Hasta la fecha son 14 estados los que lo permiten junto con el distrito de Columbia: Alaska, California, Colorado, Hawaii, Maine, Michigan, Montana, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont, y Washington. Por lo general, estas leyes permiten a los pacientes poseer y cultivar marihuana en pequeñas cantidades con la recomendación de un doctor.

Prácticamente todos los pequeños delitos de drogas son procesados bajo leyes estatales lo que equivale a que los pacientes en dónde la marihuana terapéutica es legal pueden usar su medicación sin el miedo de ser arrestados, siempre que sigan las leyes locales. Hay excepciones a esta regla y podrías ser acusado por leyes federales cuando se vean involucradas violaciones de la propiedad federal, en puestos de control de inmigración o de aduanas y en viviendas patrocinadas por el gobierno federal y de empleo.

A pesar del hecho que parece lógico que el gobierno federal no niega el acceso al medicamento, el Tribunal Supremo llegó a una conclusión diferente. En González contra Raich, el Tribunal dictaminó que el Congreso podría prohibir la posesión personal y el cultivo de marihuana, incluso para aquellos pacientes cuya vida dependa de ello, como parte de sus competencias asumidas para regular el comercio interestatal. Aunque la sentencia de Raich fue un duro revés, el gobierno federal se ha mantenido bastante al margen de perseguir a los pacientes. En cambio, tiende a centrar sus esfuerzos en los grandes proveedores y dispensarios.

La prohibición federal de la marihuana ha impedido el asentamiento legal al completo de toda una serie de productores y distribuidores de marihuana terapéutica. Muchos estados aún son reticentes a permitir la distribución de la marihuana terapéutica con la prohibición federal activa. California ha hecho caso omiso de la prohibición federal al permitir el establecimiento de dispensarios de marihuana terapéutica y de clubs de compradores en muchas ciudades. A pesar de que el gobierno federal ha cerrado y procesado tanto dispensarios como dueños, el número de estos en California ha crecido desde un puñado en 1996 a más de 400 en 2009. Unos pocos dispensarios han empezado a aparecer en lugares como Colorado, Washington y Canadá. Nuevo México que legalizó la marihuana terapéutica hace relativamente poco está en proceso de elaborar una serie de regulaciones para los productores. Una ley que podría conducir a un sistema de distribución de distribución de marihuana terapéutica controlado por el estado o de forma privada.

La disponibilidad de la prescripción a través de farmacias con licencia aún está totalmente prohibido viendo como las farmacias están reguladas bajo las extensas jurisdicciones federales de la FDA y de la regulación sobre drogas de la DEA. Debido a esto, os pacientes en los Estados Unidos se ven forzados a confiar en el cultivo casero u otros canales para obtener sus medicamentos.

Un pequeño número de naciones han establecido proveedores legales de marihuana terapéutica. Por ejemplo, los Países Bajos sostiene la Oficina Holandesa para el Cannabis Terapéutico que permite a las farmacias a vender recetas de forma legal. Sus dos principales productos (Bedrocan y Bedrobinol) son dos veces tan caros como la marihuana y el hachís que se venden sin receta por todos los coffee shops de Holanda. La naturaleza del precio de estos dos productos es resultado de un riguroso control de calidad llevado a cabo para asegurar que la contaminación por moho, bacterias, pesticidas y otros no es un problema. A pesar del hecho de que los pacientes holandeses pueden tener sus recetas subvencionadas por la seguridad social, muchas personas parecen estar dispuestas a obtener su medicina de los coffee shops. Esto ha dado lugar a un decepcionante descenso  de la demanda de la marihuana terapéutica por parte de los holandeses.

A diferencia de los Estados Unidos, el máximo tribunal de Canadá dictaminó que la prohibición de la marihuana era inconstitucional y, por tanto, ordenó que el gobierno proporcionara acceso legal a la marihuana terapéutica. En respuesta, el gobierno creó un programa de registro para los pacientes complicado lleno de trámites burocráticos administrado por la Sanidad Pública de Canadá. Los pacientes deben rellenar una detallada lista de formularios con su médico. Si tienen una enfermedad que no está en la lista de indicaciones aprobadas por el gobierno (esclerosis múltiple, enfermedad o lesión de la médula espinal, cáncer, SIDA/VIH, artritis severa y epilepsia), necesitan obtener la autorización de dos médicos mientras demuestra que el resto de tratamientos no ha funcionado. Los pacientes que posteriormente son aceptados en el programa tiene la opción de solicitar el permiso para cultivar la marihuana por su cuenta o de comprar simplemente la medicina de un contratista aprobado por el gobierno (Prairie Plant Systems) que opera un jardín en una mina abandonada en Flin Flon, Manitoba.

Los pacientes canadienses se han quejado con frecuencia de la mala calidad y de su precio, de las regulaciones onerosas y difíciles de la Sanidad Pública de Canadá y de la clara falta de cooperación por parte de los médicos canadienses. Esta es la causa por la que muchos canadienses terminan cogiendo la medicina de amigos o de alguno de los crecientes "compassion clubs" ilegales.

Una clínica de Tel Aviv, en Israel, ha empezado a proporcionar marihuana terapéutica con la aprobación del Ministerio de Salud del país. La medicina se proporciona sin ningún coste a pacientes con SIDA, cáncer o con la enfermedad de Crohn. La marihuana se produce en el propio hospital en un cultivo en interior vigilado. Es de muy buena calidad y está dirigido por un cultivador terapéutico experimentado.

Los 13 estados de los EE.UU. que han adoptado leyes de marihuana terapéutica generalmente hacen que sea legal y seguro para los pacientes poseerla y cultivarla para uso personal siempre que tengan la recomendación médica. Los pacientes pueden designar cuidadores de primer orden para ayudar en el cultivo de la marihuana por ellos.

Aunque las leyes estatales no protegen a los pacientes de las leyes federales estos pueden proveerles protección a aquellas personas que mantienen sus propios jardines a pequeña escala puesto que el gobierno federal no está interesado en este tipo de cultivadores.

Además de todo esto, Austria se ha movido para establecer un programa nacional de marihuana terapéutica.

Robert

Do you want to learn more about growing marijuana?

Let me give you my Marijuana Grow Bible! Just tell me where to send it.
You will get the detailed Plant Care Guide as a bonus. All for free.
[grwebform url="http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=680898&u=SugX" css="on"]