Page content

Composición Química De La Marihuana

I love marijuana chemical composition

Los efectos médicos y psicoactivos que asociamos con la marihuana son causados por una única estructura denominada cannabinoide y que se encuentra en la planta. Hasta la fecha, se han identificado 86 cannabinoides en la naturaleza y otros han sido sintetizados químicamente. El principal ingrediente psicoactivo en la marihuana es el delta-g-tetrahidrocannabinol, conocido comúnmente como THC (aunque otros sistemas de denominación se refieren a el de forma confusa como delta-t-THC). Otros cannabinoides, además del THC, contienen elementos medecinales o psicoactivos.

Cannabidiol (CBD), cannabinol (CBN), cannabavarin (THCV), cannabigerol (CBG), cannabicromeno (CBC), delta-8-THC, cannabiciclol (CBL), cannabitriol (CBT) y cannabielsoin son los cannabinoides que más se encuentran de manera natural. Se sabe que la mayoría de ellos tienen propiedades psicoactivas y/o farmacológicas al igual que muchos de los cannabinoides análogos sintéticos.

Debido a la naturaleza psicoactiva del delta-9-THC en la marihuana se usa con frecuencia para medir la potencia de la marihuana. El THC se produce normalmente en concentraciones de menos del 0,5% en el cáñamo inactivo, del 2 al 3 % en las hojas de la marihuana y del 4 al 7% en la marihuana de mayor calidad. En los cogollos libres de semillas, conocidos como sinsemilla, se encontrará la concentración más alta de THC en la planta con unos niveles del 10 al 20% o más. Concentraciones mayores de THC se pueden encontrar en extractos, tónicos y hachís (resina concentrada de cannabis).

Las dosis orales de THC van del 2.5 a los 20 miligramos para fines terapéuticos. Un porro (1 gramo de 2,5% de hoja o 0,5 gramos de 5% de hoja de mayor calidad) contiene normalmente 25 miligramos de THC. Más de la mitad de esta cantidad se destruye en la combustión o se pierde en la corriente del humo. Alrededor del 15 al 50% del THC en un porro de marihuana llega propiamente al corriente sanguíneo haciendo que la dosis actual inhalada esté próxima entre los 3 y 12 miligramos.

El THC no se producirá en su forma activa en la planta de cannabis. En su lugar, se produce en forma de ácido llamado ácido tetrahidrocannabinólico o ácido THC (THCA). Cuando se quema en un cigarrillo o se calienta al cocinar el THCA se convierte rápidamente en THC un una reacción de propulsión de calor denominada descarboxilación. A diferencia del THC, tenemos muy poco conocimiento sobre el THCA. Sabemos que no es un psicoactivo pero se ha descubierto que tiene propiedades inmuno-moduladoras similares a otros cannabinoides.

Comer marihuana cruda no producirá ningún efecto psicoactivo fuerte porque el THCA es básicamente inactivo. A medida que la marihuana envejece, sin embargo, algunos de los THCA sufren la descarboxilación. La resina de la marihuana en el hachís generalmente contiene niveles muy altos de THC activo.

El CBD es el siguiente cannabinoide más común y es muy frecuente en las variedades del cáñamo. En realidad, el CBD carece de cualquier psicoactivo notable que afecte o que no interactúe de forma real con los receptores de cannabinoides del cuerpo. A pesar de esto, hay numerosas evidencias de que se empieza a demostrar que el CBD contiene importantes propiedades medicinales. Trabaja en conjunto con el THC aumentando los efectos médicos y regulando los efectos psicoactivos. Algunos investigadores piensan que el CBD tiene propiedades antipsicóticas las cuales tienden a reducir la ansiedad y las reacciones de pánico al THC. Se cree que también mejora la vigilia y complementa la actividad del THC contra el dolor y la espasticidad. El pretratamiento con CBD en ratones casi triplicó los niveles de THC en sus cerebros lo cual es una indicación de que puede incrementar la acción y la eficacia de otros medicamentos. Los cannabinoides definitivamente trabajan juntos para proporcionar el efecto deseado.

Si se toma por sí solo, el CBD tiene propiedades contra: la inflamación, la ansiedad, la epilepsia; propiedades sedantes y propiedades neuroprotectoras. Es también un poderoso antioxidante y puede proteger contra el daño químico debido a la oxidación. Las pruebas de laboratorio y en animales han señalado que el CBD podría incluso proteger de padecer las siguientes enfermedades: diabetes; ciertos tipos de cáncer; la artritis reumatoide; daños cerebrales y neuronales como consecuencia de un derrame cerebral; alcoholismo; enfermedad de Huntington; e incluso infecciones de priones como las "vacas locas". Otras pruebas sugieren que el CBD es bifásica, es decir, su eficacia disminuye si es demasiado alto o demasiado bajo.

El CBD es uno de los principales ingredientes en el Sativex, el spray de cannabis que está desarrollando GW Pharmaceuticals con sede en el Reino Unido. El spray contiene partes iguales de CBD y de THC y ha sido aprobado para el tratamiento de la Esclerosis Múltiple en Canadá. GW está a la vanguardia de la investigación del CBD y tiene planes de estudiar su eficacia en el tratamiento de la artritis, las enfermedades inflamatorias del intestino, los desórdenes psicóticos y la epilepsia.

El CDB y el ácido THC (THC) se producen al mismo tiempo. En la planta de marihuana, un cannabinoide denominado ácido cannabigerólico es el precursor tanto del CBD como del THCA. Cada cannabinoide es producido por una enzima diferente que actúa en el ácido cannabigerólico. Viendo como el CBD y el THCA provienen del mismo precursor es difícil encontrar plantas que tengan niveles altos de ambos. Las plantas de cáñamo tienden a carecer de la enzima que produce el THCA y, por tanto, el CBD es a menudo muy frecuente. Lamentablemente, la mayor parte de la marihuana vendida a los consumidores tienen niveles significativamente más bajos de CBD porque los productores tienden a descartar la enzima de CBD para producir más THC. Ahora que sabemos mucho acerca de los beneficios del CBD, es posible que empieces a ver las plantas con unos niveles de CBD mayores en el futuro.

El tercer cannabinoide más común es el CBN el cual es más o menos un subproducto de la descomposición química del THC. El CBN carece de los psicoactivos fuertes y de las cualidades medicinales del THC y se encuentra normalmente degradado o pobremente preservado en la marihuana.

Aunque los cannabinoides obtengan toda la atención, la marihuana contiene más de 100 terpenos los cuales son productos químicos olorosos que se pueden encontrar en los pinos, los cítricos y otras plantas aromáticas. Los terpenos producen el aroma y el sabor único de la marihuana, pero muchos investigadores creen que los terpenos pueden tener efectos medicinales significativos. En comparación con los cannabinoides, se sabe realmente poco sobre los terpenos en el cannabis. Encontrarás más información sobre ello en el capítulo 5 (Cultivar Marihuana Medicinal) y en el capítulo 9 (Escoger una Variedad).

El cannabis tiene también más de 20 flavonoides los cuales son sustancias químicas  comunes a la mayoría de la flora. Algunos flavonoides (conocidos como cannaflavins) son exclusivos del cannabis. Se considera que la mayoría de los flavonoides tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes; que pueden ayudar a prevenir el cáncer y otras enfermedades graves.

El uso de marihuana en veteranos han reportado diferentes efectos médicos y colocones a los distintos tipos de cannabis. Este efecto se produce en gran medida por las diferentes concentraciones químicas de cannabinoides, terpenos y flavonoides en cada tipo diferente de marihuana.

 

Robert

Do you want to learn more about growing marijuana?

Let me give you my Marijuana Grow Bible! Just tell me where to send it.
You will get the detailed Plant Care Guide as a bonus. All for free.
[grwebform url="http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=680898&u=SugX" css="on"]