Page content

El Uso De Marihuana Durante El Embarazo Y La Lactancia

I love marijuana pregnancy breastfeeding

Embarazo y lactancia

En la mayoría de casos se recomienda a las mujeres que no consuman drogas durante el embarazo. Mientras que esta regla atañe a la marihuana (y literalmente en cada otra droga), la marihuana no es tan peligrosa para la salud del feto como lo pueden ser otros medicamentos. Si el problema es lo bastante grave (nauseas matutinas extremas), la marihuana puede ser usada con fines médicos con cierto grado de seguridad para el niño.

No existe investigación que demuestre la relación entre el consumo de marihuana y la totalidad de cualquier defecto de nacimiento. Otras alegaciones que no tienen sentido alegadas por quienes se oponen al consumo de la marihuana han sido refutadas por investigaciones que demuestran que la marihuana no tiene relación con el síndrome de alcoholismo fetal u otros defectos de nacimiento. Un par de estudios han indicado que la marihuana podría dar como resultado una leve reducción en el peso del bebé —un claro problema para la salud del bebé. Sin embargo, otros estudios no han llegado a tal conclusión. Otro estudio reveló que el consumo de marihuana incrementó ligeramente el peso del bebé en algunos casos. Algunos investigadores han señalado que el consumo crónico de marihuana por parte de las embarazadas puede obstaculizar el desarrollo posterior, pero de nuevo las evidencias se entremezclan. Un estudio llevado a cabo en mujeres jamaicanas encontró niveles de desarrollos mejores en los bebés nacidos de las madres fumadoras de ganja.

El Dr. Peter Fried de la universidad de Carleton llevó a cabo un estudio a largo plazo en niños que habían recibido una exposición prenatal al cannabis. El estudio desveló que en la etapa de niños no habían sido afectados, pero como adolescentes obtuvieron ligeramente menor nota en pruebas de "funciones ejecutivas" o en la habilidad de concentrarse y de integrar varias tareas mentales.  El hecho de que el estudio fallara al encontrar cualquier efecto en los niños en una edad temprana suscitó dudas sobre su credibilidad. Se ha sugerido que los cannabinoides podrían interferir en la manera en la que las células cerebrales forman nuevas conexiones, pero, si estos efectos son reales después de todo, son muy sutiles y aún deben confirmarse. De cualquier manera, Fried concluyó que la exposición prenatal a las drogas representa solo un 8% la variación observada en los tests cognitivos (esto incluye también el alcohol y el tabaco en conjunto con la marihuana). Prácticamente todos los estudios están de acuerdo en que el alcohol y el tabaco tienen efectos prenatales considerablemente peores que la marihuana (Morgan).

Los beneficios médicos de la marihuana terapéutica necesitan sopesarse frente a estos riesgos hipotéticos. Muchas mujeres encuentran el cannabis beneficioso en el alivio de las nauseas matutinas. En estos casos, el tratamiento de las nauseas extremas puede ser más importante para la salud del feto que cualquier riesgo insignificante por exposición prenatal a la droga. Por supuesto, si la madre tiene una enfermedad potencialmente mortal como puede ser el cáncer, los riesgos de exposición fetal son incluso menos cruciales.

Lactancia

La preocupación en torno a la conexión de la marihuana y la lactancia radica en el hecho de que el THC es soluble en grasa y una pequeña cantidad de ella va a parar a la leche materna. Hay estudios que han demostrado que una fracción del uno por ciento del THC de la madre puede ir a parar al bebé (Grotenhermen). Un estudio no encontró ni un efecto en el desarrollo de los bebés mientras que otro encontró efectos menores que desaparecieron al cabo de un mes. En cualquier caso, los efectos parecen ser insignificantes salvo para los consumidores habituales crónicos.

Robert