Page content

Enfermedades de la marihuana: algas

I love marihuana algas

Algas en el Cannabis

Se encuentran con mayor frecuencia en los sistemas de cultivo hidropónicos o aeropónicos. Las algas son organismos microscópicos que se desarrollan en temperaturas cálidas donde se encuentren nutrientes y luz en grandes cantidades. Algunas son unicelulares mientras que otras se encuentran en formas multicelulares, como las algas marinas. Aunque carecen de tallos, raíces y hojas; las algas pasan el proceso de fotosíntesis, produciendo oxígeno como hacen las plantas más grandes. Las algas varían en color van del negro al rojo; del verde al azul; y, tienen la apariencia como de terciopelo difuso y pueden ser suaves y viscosas.

Lamentablemente, el clima más adecuado para el cultivo de la marihuana es el mismo que es propicio para el crecimiento de las algas especialmente cuando el medio de cultivo es agua o rocío. Las algas aparecen cuando la luz se refleja en el agua rica en nutrientes. Por este motivo, todo el equipamiento hidropónico debería ser opaco, no translúcido. Esto significa tubos, recipientes y depósitos de nutrientes. Las algas también pueden aparecer en la lana de roca, un sustrato hidropónico que se utiliza como medio de soporte para el sistema de raíces del cannabis.

Las algas, tanto en los espacios de cultivo hidropónicos como de aeroponia, se adhieren a la superficie del equipo y en las raíces de las plantas mientras que en otros las algas se mueven libremente y pueden obstruir las tuberías. Cuando las algas se adhieren a las raíces, imposibilita la toma de oxígeno de estas y compite por los nutrientes.  Las algas realizan la fotosíntesis cuando hay luz, utilizando el dióxido de carbono que se ha disuelto en el agua y liberando el oxígeno como consecuencia. Sin embargo, durante las horas de oscuridad, se invierte el proceso, consumiendo el oxígeno del agua, privando así a la planta de marihuana del compuesto que tanto necesita.

 

 

Prevenir los ataques de las algas se puede gestionar mediante la privación de la luz que necesitan para crecer. Sin embargo, esto no significa que atenúes la luz o las apagues; la Mari Juana necesita la luz del día con el fin de prosperar. En la medida de disuadir el crecimiento de las algas, utiliza equipamiento opaco oscuro en tu espacio de trabajo hidropónico o aeropónico. Cubre la lana de roca con tela de paisaje. De esta forma la luz no puede pasar pero hay espacio para que respire.

Si llegas a ver algas creciendo, deberías limpiar el sistema y reemplazar tus componentes transparentes de crecimiento con aparatos opacos. Si esto no es posible, cúbrelos con material oscuro. Existen algunos métodos que puedes utilizar con el fin de eliminar de tu sistema cualquier alga que haya en el agua.

 

  • Limpia y enjuaga el depósito. Mezcla una parte de peróxido de hidrógeno con diez partes de agua. Al añadir pequeñas cantidades en el depósito de forma frecuente, añades una mejora de oxígeno a las raíces e impides el crecimiento de las algas. Se recomienda aplicar este método solamente en las plantas más viejas pues el peróxido puede dañar las raíces jóvenes.
  • Luz UVC. Como se ha mencionado anteriormente, añadir esto a tu sistema de filtración de aire capturará los microorganismos antes de que alcancen el espacio de cultivo. Las luces UVC se usan frecuentemente en acuarios y jacuzzis. Es seguro para los peces y los seres humanos, es seguro para Mari Juana.
  • Extracto de semilla de pomelo. Este método de controlar las algas se utiliza en las ciudades, por los conservacionistas en beber agua, estanques piscícolas y lagos.
  • Esteras de cebada. Estas pueden colocarse en los depósitos hidropónicos. Este es un control orgánico usado en lagos, estanques y otros cursos de agua en los que pueden aparecer las algas. La cebada no mata a las algas existentes sino que retrasa el crecimiento de sus células. Su uso no representa una amenaza para las plantas o la vida animal.