Page content

Enfermedades de la marihuana: moho gris, podredumbre de los cogollos o Botrytis

I love marihuana enfermedades

Moho gris (Botrytis/podredumbre de los cogollos) en el Cannabis

El moho gris es una de las más devastadoras enfermedades fúngicas que afectan a los cultivos de marihuana. Se desarrolla en climas frescos o templados donde hay un nivel elevado de humedad. El moho gris puede cargarse un cultivo entero de cannabis en una semana fácilmente. Lo más preocupante es que no es selectivo en la elección de sus víctimas. El moho gris causará el marchitamiento fúngico de los plantones, matando las semillas en el suelo o las jóvenes plantas recién emergentes y delicadas. Al invadir los tallos de los plantones en la línea de tierra, los tallos se vuelven de color marrón, blandos y se pudren, como si fueran tallos de apio que se han dejado en la nevera demasiado tiempo.  Esto provoca que los tallos se derrumben, por eso el término "caída de los plantones"

El moho gris es omnipresente, lo que significa que puede estar en cualquier parte y en todas partes. En las plantas más maduras, el moho gris ataca los tallos, en primer lugar apareciendo como una masa gris-marrón de micelios, o de lo que se constituye, si lo prefieres. El micelio (talo) se cubre entonces por una masa de esporas de hongos. Esta acción de "cubrimiento" provoca que la planta se ponga amarilla debido a la privación de clorofila. Los tallos de la planta de marihuana pueden llegar a ser cubiertos pro el moho, debilitándolos hasta el punto de convertirlo blando y lleno de llagas. Los tallos se rompen con frecuencia en los sitios en los que hay llagas. Todo crecimiento por encima del tronco enfermo se marchitará.

Pero, ¡el moho gris no se contenta solo con provocar este daño!  ¡Oh, no!  Atacará las zonas de floración de la planta de cannabis. El moho gris no es selectivo, ¡es codicioso!  Los cogollos grandes de las plantas hembras son los más susceptibles de retener la humedad (¿qué hembra no lo hace?). Primero las hojas, luego los pistilos se vuelven de color marrón y se marchitan. El micelio gris que envuelve los cogollos, se transforma eventualmente en un limo gris-marrón, que pudre los cogollos justo antes de la cosecha dejándolos inservibles.

Ahora ya sabes el porqué es de la mayor importancia prevenir esta devastación de que aniquile tu cultivo de marihuana.  Controlar la temperatura de una habitación de cultivo en interior puede reducir la posibilidad de aparición del moho gris al mantener una temperatura por encima de los 21 grados y asegurando que las plantas no se mojan por la humedad.  Cámbiate de ropa antes de entrar en una habitación de cultivo si has estado en el exterior pues las esporas pueden ser introducidas a través de la ropa. Mantén tus mascotas fuera de la habitación de cultivo; se sabe que son conductores de transportar todo tipo de bichos de los que preferirías no tener que combatir. Igual de importante es desinfectar las tijeras de podar entre cortes para evitar transferir inadvertidamente las bacterias y hongos en la habitación de cultivo. Se deben tomar las mismas precauciones para los jardines en exterior.

 

 

Las áreas con poca luz son las más propicias para que se introduzca, aunque sin saberlo y sin ser bienvenido, el temido moho gris. Este es el comienzo de la infestación y desde ahí se extenderá prolíficamente. El moho gris primero luce un fachada blanca en polvo que se vuelve de un color gris ahumado o marrón. Es en este momento cuando los colores reales aparecen y el daño por hongos se ha producido. El horrible moho adquiere una textura aterciopelada y se arrastra al tejido dañado provocando una podredumbre húmeda, marrón. De nuevo, la imagen del apio que ha estado demasiado tiempo en la nevera; los mustios tallos marrones que resultan de un exceso de humedad es lo que puedes comparar en apariencia al efecto del moho gris. Pero, ¡el moho es un enemigo mucho más formidable que el apio empapado, amigos!

Como cualquier intrusión que afecta la vida, sea planta, animal o ser humano, la prevención es la forma más eficaz de control. Si escoges cultivar tu marihuana en interior, controla el nivel de humedad. Tienes la ventaja de controlar las condiciones "climáticas" en este entorno; mantén los niveles de humedad por debajo del cincuenta por ciento.  Esto es más fácil de cumplir en interior que en exterior donde no puedes controlar la naturaleza.

Elimina inmediatamente cualquier planta enferma o muerda y destrúyela. No agregues plantas enfermas a tu pila de compost o contaminarás la mezcla, volviéndolo en un suelo enfermo no apto para ninguna parte de tu jardín. En lugar de eso, coloca el material de la planta contaminado en una bolsa, ciérrala herméticamente y tírala.

Riega tus plantas de cannabis durante las horas diurnas. Da a tus plantas el tiempo suficiente para que se sequen antes de que se ponga el sol. En caso de cultivar en interior o en un invernadero asegúrate de que las plantas están secas antes de apagar las luces. El moho crece en la oscuridad y busca anfitriones desprevenidos húmedos.

Los cogollos del cannabis son los diamantes de un collar y el único propósito de cultivar marihuana. Al igual que con cualquier otra enfermedad, más vale prevenir que curar. Existen algunas medidas preventivas que puedes utilizar para evitar que el moho gris vuelva inservibles tus preciosos cogollos.

 

  • Puedes prevenir la podredumbre de los cogollos rociando en tus plantas Bacillus Subtilis. Se recomienda para los cultivos de alimentos, entre los que se clasifica el cannabis, y se puede adquirir de forma online.
  • El bicarbonato de potasio (KHCO3) inhibe el crecimiento de mohos y de hongos. Es un tratamiento orgánico ampliamente utilizado en los cultivos y plantas comestibles debido a que es un compuesto que se se halla en los seres humanos, animales y plantas como mecanismo de defensa.
  • Los espráis hechos con aceite de nim o aceite de sésamo forman una barrera que inhiben la germinación del moho.

 

Cuando los esfuerzos de prevención fallan, no todo está perdido. Coge las armas y prepárate para la batalla. Prueba esto:

  • Elimina las hojas y los cogollos enfermos para evitar infectar otras plantas. Limpia las tijeras de podar con alcohol o peróxido inmediatamente después de su uso.
  • Aplica caldo bordelés (mezcla de sulfato de cobre y cal apagada). Se usa a menudo en los viñedos para controlar el moho gris.
  • El jabón o spray de cobre puede usarse hasta el día de la cosecha y no quemará la planta de cannabis.
  • Haz una mezcla de una cucharada sopera de bicarbonato sódico por litro de agua tibia. Pulveriza la mezcla en las plantas cada siete a diez días.
  • Pulveriza las plantas con azufre o utiliza quemadores de azufre para crear un tratamiento en el aire. Ambos están disponibles en viveros o en tu tienda de jardinería local.