Page content

Enfermedades de la marihuana: septoriosis (mancha foliar amarilla)

I love marihuana hoja amarilla septoria

Septoriosis en el Cannabis

Las manchas foliares amarillas son causadas por la Septoria Cannabis y por la S. Nocannabina, ambas patógenos fúngicos, que se focalizan particularmente en el cannabis. Se produce en la marihuana que crece en exterior, impulsada por el clima cálido y la lluvia. También puede aparecer en las plantas que tengan una carencia suficiente de nitrógeno. Las manchas amarillas foliares aparecen primero en las hojas inferiores de la planta de marihuana. Las manchas pueden variar en color desde el blanco al marrón grisáceo hasta el amarillo, apareciendo primero en pequeñas lesiones redondas. A medida que las manchas foliares maduran, adquieren la apariencia de un grano, expandiéndose en tamaño.

Las manchas foliares amarillas pueden dañar las hojas y algunas veces los tallos de tus plantas de cannabis pero nunca matarán el cultivo. Sin embargo, si no se trata reducirá la cosecha. Las hojas infectadas se secan en la zona de la mancha, finalmente se desmoronan y crean un agujero donde la mancha comenzó. Las hojas muy infectadas se volverán completamente amarillas, se secarán y se caerán. Si las hojas caídas no son retiradas, crearás un campo de aterrizaje para que las esporas pasen el invierno. Esto significa que permanecerán en un estado latente hasta que llegue una temperatura más cálida que es cuando harán su daño. Las esporas de manchas foliares amarillas dependen del viento, del agua y de hacer autoestop en los transeúntes para realizar sus viajes.

Se puede evitar que la septoriosis ataque su cultivo de cannabis por medio de la rotación de cultivos. Esto es escoger un sitio de plantación diferente después de cada cosecha. Si esto no es posible, entonces una vez cosechado el cultivo de marihuana elimina cualquier evidencia de vegetación previa y labra bien el suelo eliminando todos los restos vegetales. Prepara la zona de cultivo con compost esterilizado y trabaja bien el suelo. Esto debería proveer suficiente nitrógeno para darle al nuevo cultivo una tierra de partida sana. En el caso de que no tengas abono disponible (todo jardinero debería adquirir el hábito de crear una pila de abono) añade harina de sangre, harina de pescado o harina de soja a la tierra existente. Esto proveerá el nitrógeno suficiente para tus plantas de cannabis. Asegúrate de esterilizar todas las herramientas de jardinería con peróxido o alcohol antes de guardarlas.

 

 

Otra opción cuando empieces otro lecho para la marihuana es aplicar un fungicida en la zona de plantación antes de añadir semillas o plantones. Existen varias soluciones naturales que puedes hacer por ti mismo, o comprarlas ya preparadas. Añadir bacterias beneficiosas como la Bacillus Pumilis o hongos beneficiosos como el Trichoderma beneficiarán a la tierra si no dispones de compost que añadir. Puedes rociar también el área con mezclas de esencias de aceite que contengan canela, clavo, cilantro, nim o sésamo. Pulverizar el suelo con un té de compost o una solución de bicarbonato de sodio puede ayudar a prevenir la aparición de septoriosis al no asentarse en la zona.

Riega tus plantas de cannabis por la mañana bien temprano o a primera hora de la tarde. Riega el suelo, no las hojas. De esta forma los rayos del sol no quemarán las hojas. Esto debería cumplirse sin importar que es lo que estés cultivando.

Entre cosechas, si aparece la septoriosis, se puede controlar el hongo de varias maneras:

 

  • Elimina físicamente todas las hojas afectadas y destrúyelas. No añadas ningún material enfermo a la pila de compost.
  • Rocía las zonas afectadas con una suave solución de ½  cucharadita de bicarbonato de sodio por cada cuatro litros de agua. Haz esto por la mañana temprano o por la tarde para que las hojas se sequen antes de que sol caliente.
  • Aplica caldo bordelés para desalentar a la enfermedad de que se propague.
  • Rocía las plantas con una solución de aceite de nim temprano en la mañana o por la noche para evitar que el sol queme las hojas de las plantas.