Page content

Generadores de Dióxido de Carbono Para el Crecimiento de Marihuana

I love marihuana dióxido de carbono

Generadores de CO2 para la marihuana

Las plantas respiran dióxido de carbono, por lo que tiene sentido cultivarlas en un ambiente que ofrezca tanto de ese gas necesario como sea posible Las plantas que crecen en un lugar cerrado con una atmósfera rica en CO2 han demostrado un crecimiento acelerado (puedes ver el efecto inmediatamente) algo parecido a acelerar la curación de los pacientes médicos al introducir oxígeno puro en sus pulmones.

Intenta emplazar tu habitación de cultivo al lado de un aparato de gas siempre que sea posible para aprovechar el dióxido de carbono creado por la combustión en calentadores de agua y calderas. Los cultivadores expertos de maría generalmente están de acuerdo que 21ºC es lo ideal para el cultivo de cannabis, y los aparatos que utilizan gas ayudan a mantener las plantas cálidas en las frías noches, mientras que los restos que fluyen del pesado CO2 pueden ser consumidos con otros gases más peligroso pueden ser utilizados por tus plantas para crecer de forma más rápida.

Probablemente, el mejor generador de CO2 es un simple tanque de baja presión que normalmente se utilice para la carbonatación en bebidas no alcohólicas, presurizar barriles de cerveza o la potencia de las pistolas de bolas de pintura. El rango de volumen va de los 500 gr a casi 10 kilos, con precios que van desde aproximadamente de los 25 euros para el primero y sobre los 100 euros para el último. Algunos cultivadores prefieren soltar lentamente sus tanques desde una o varias mangueras suspendidas directamente sobre sus plantas, manteniéndolas constantemente con un flujo renovado de CO2 puro. Otros cultivadores prefieren medio sellar las entradas a su habitación de cultivo con una cortina de baño de plástico e inundar el espacio de cultivo con dióxido de carbono durante 20 segundos (suponiendo un pequeño espacio de 1x2 metros aproximadamente) antes de sellarla durante el próximo par de horas. Esta cámara hiperbárica para las plantas realmente ayuda a acelerar el crecimiento y al mismo tiempo hace que tus plantas sean un lugar desagradable para los ácaros y otras plagas que respiran oxígeno.

El CO2 también puede ser generado por procesos químicos. Una de las formas más sencillas es quemar de forma segura una vela (colocada en un recipiente de vidrio) dentro de tu habitación sellada de cultivo. A medida que la vela se consume, esta produce dióxido de carbono y poco más, como resultado de la combustión. Si la vela se apaga antes de consumirse, lo cual es poco probable, la atmósfera del interior estará saturada con dióxido de carbono.

Otro generador sencillo de cantidades constantes de CO2 es una botella corriente de vinagre suspendida (con cinta adhesiva) a una altura de 30 cm sobre un recipiente lleno de bicarbonato de sodio. Un pequeño agujero (del tamaño de una puntilla de alambre) en el centro del tapón de la botella de vinagre permite, de forma ideal, que caiga una gota aproximadamente por minuto en el bicarbonato situado debajo, donde el ácido y la sosa reaccionan moderadamente para generar gas de dióxido de carbono.