Page content

La Gran Recompensa – Marihuana Exterior

I love marihuana signos de cosecha

La Recompensa

Al fin, después de meses de preparación, cuidados delicados y trabajo, llegará el tiempo de cosechar tu maría. Cosechar no es tan sencillo como sólo cortar tus plantas de marihuana, esperar una semana o más para que se seque y luego pegarte un colocón de miedo. Existen aún algunos síntomas que hay que tener en cuenta y algunos fallos críticos que se deben superar o correrás el riesgo de tirar por la borda todo el duro trabajo de los meses precedentes.

 

Lo más importante es esperar el momento oportuno. Observando el tiempo y prestando especial atención a tus plantas de marihuana podrás saber cuándo estarán listas para ser cosechadas. Después de un determinado momento, la potencia de las plantas de marihuana empezará a decrecer desde su punto máximo. Pero cosechar demasiado pronto puede ser incluso peor en términos de que se reduce una posible potencia/cosecha de tus plantas. Equilibrar esto significa comprender el ritmo del período de floración en el que incurrirán tus plantas de marihuana. En caso de duda, es mejor errar del lado de la paciencia.

 

 

Durante el período de floración, la etapa final de desarrollo de tu cultivo de marihuana, la fuerza del sol en conjunción con el cambio de estaciones deberá servirte de guía. La planta de marihuana, a través de su cambio de apariencia, mandará también señales que te indicarán claramente cuando ha llegado el momento oportuno. Mantén un ojo el tiempo ya que son muy importantes las condiciones meteorológicas del día en el que cortes tus plantas.

 

 

Además, asegúrate de tener un plan para cortar y mover las plantas de marihuana. ¿Quieres coger la planta entera o es seguro cortarla en el lugar? Utiliza bolsas con cierre para el transporte y para evitar el fuerte olor de marihuana en tu coche. Además, asegúrate de que la ruta que has escogido es segura. Pide a un amigo que conduzca delante tuya o que compruebe la ruta primero. Tu habitación de secado debería estar preparada y lista para usarse. ¡Ya casi lo has conseguido!