Page content

Escoger Tu Raza de Marihuana: Sativa, Indica o Ruderalis

I love marihuana sativa indica ruderalis

Variedad Sativa, Indica o Ruderalis

El cannabis ha sido cultivado para fumarlo, usarlo con fines médicos y con el propósito de alterar la percepción del mundo del usuario en torno a él desde al menos el 2800 a. n. e. según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (7000 a. n. e. si crees en algunas autoridades acreditadas en marihuana).

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos hace la distinción de todas las variedades de plantas productoras de THC bajo el nombre genérico común de cannabis. Bajo ese título, el Departamento clasifica dos subtipos de cannabis: el cáñamo y la marihuana.

 

Cáñamo

El cáñamo (Cannabis Ruderalis), al cual ellos llaman “maría silvestre” es una subespecie definida por su valor comercial por su fibra para cuerdas derivada de los tallos maduros de las plantas macho. El cáñamo fue un cultivo comercial en América hasta la aprobación de la ley sobre Marihuana en 1937, en parte porque el cáñamo puede crecer de forma silvestre donde el invierno no hiela el suelo y no mata las semillas. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos la “maría silvestre” tiene un bajo contenido en THC y no sirve para fumar.

Se puede decir que los expertos que redactaron dicho informe no son cultivadores de marihuana; una poda sensata es una técnica que siempre he usado para incrementar el contenido de THC de las plantas. (Mi teoría es que, al igual que los aceites producidos por la hierba gatera y otras hojas de menta, el THC, es un repelente de insectos cuya concentración se incrementa en la planta como respuesta a un ataque percibido). Una planta que alcance la madurez sin cuidados producirá las flores o los cogollos de su género pero si esta planta no ha sido lo suficientemente atacada por insectos (o podada de forma sensata) como para hacerla crecer más fuerte, pero sin retardar su crecimiento, sus cogollos serán pobres y probablemente no serán muy potentes.

El cannabis que crezca en una cuneta de una carretera en el sur de Indiana, por ejemplo, tendrá las condiciones optimas bajo las cuales podrá conseguir la altura y maximizar la distancia en la que las semillas y el polen pueden propagarse y probablemente no este en peligro por los depredadores de la planta. Esta crecerá alta y fuerte pero no producirá un gran número de ramas, las cuales se transformarían en un conjunto elevado de hojas y cogollos, y no tendrá poca o ninguna necesidad de protegerse de los depredadores mediante el incremento de los niveles de THC en sus tejidos. Pero si este mismo cáñamo silvestre creciera desde que brota hasta la madurez con una poda cuidadosa, agua en abundancia y un abono ocasional, crecería de forma espesa y produciría una hierba potente.

 

Plantas macho:

– Generalmente más altas y con menos estructura arbustiva.

– Baja producción de THC en comparación con las plantas hembra.

– Las estructuras reproductivas maduran antes que sus homónimas femeninas. Estos órganos aparecen por primera vez en un pequeño apéndice saliendo del tallo en la unión donde una nueva rama se está formando. A medida que la planta madura estos órganos se vuelven en unas flores de color verde-blanco huevo llamadas sacos de polen. Una vez abiertas, los estambres recubiertos de polen cuelgan de estos sacos. La gravedad ayuda a distribuir el polen en las más pequeñas, plantas hembra, que crecen en menor altura que las plantas macho.

 

Plantas hembra:

– Más pequeñas y espesas que sus homónimas masculinas.
– Mayor producción de THC (especialmente durante la fase de floración).
– Las estructuras reproductivas aparecen primero como protuberancias saliendo del tallo principal en la unión donde las nuevas hojas se forman. Esta protuberancia (denominada el cáliz) desarrolla la forma de una gota de agua. Dos pelos vellosos (pistilos) crecen desde lo alto de cada cáliz y forman una “V”. A medida que continúa la fase de floración más pistilos brotarán de cada cáliz. Finalmente, esta agrupación de pistilos se convertirán en los preciados “cogollos” de las plantas hembra.

 

Marihuana

El otro tipo de cannabis reconocido por el gobierno de los Estados Unidos es lo que es definido legalmente como “marihuana” la cual fue declarada ilegal por el callejón sin salida de la Ley sobre Marihuana de 1937, y la cual ha sido clasificada dentro de la misma categoría legal que el crack, el PCP y la heroína por cuatro décadas. Personas de todo el mundo han cultivado cannabis de una subespecie u otra para usarlo como marihuana. Citando algunas de las grandes mentes que han fumado marihuana encontramos a George Washington, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin. La marihuana era un fármaco medicinal corriente y recreacional ya conocido por la mayoría de los inmigrantes que llegaban al Nuevo Mundo desde Asia, India, China y África.

En la clasificación más grande de “marihuana” existen diferentes tipos de especies pero los cultivadores deberían preocuparse con las dos principales razas de “marihuana” del mercado: Cannabis Indica y Cannabis Sativa. Cultivadores particulares y criadores pueden ofrecer varias especies diferentes de marihuana, pero la mayor parte de estas se encuentran en los amplios grupos de indica y sativa (por ejemplo sólo unos pocos criadores distinguirán la Cannabis Afghanica de la Umbrella Indica a la cual pertenece).

 

Cannabis Indica

La variedad indica es originaria de países como: el Tibet, Afganistán, Cachemira y Marruecos. Países en los que se posee una larga tradición en la producción del hachís (una pasta que contiene THC a partir del refinado de las hojas de marihuana) y del kif (polvo que contiene THC hecho también de la marihuana). Las indicas suelen ser plantas bajas de un metro a dos metros de altura, con hojas anchas y a menudo un denso follaje que es de color verde-azul oscuro, algunas veces teñido de púrpura. A medida que la planta indica madura, sus hojas se vuelven significativamente más púrpuras y los cogollos serán más densos y espesos.

La variedad indica son plantas con un aroma y un fuerte sabor a “maría”. El fumar una indica produce generalmente una sensación robusta, hipnótica y relajante. Las variedades de indica más conocidas son: Afghan, Durban Poison, Skunk, Papaya y Hindu Kus.

 

Cannabis Sativa

La variedad sativa es originaria de México, del sureste Asiático, de Tailandia y de Colombia pero aunque estas se hayan originado en un medio tropical, se ha demostrado que las plantas son muy resistentes en climas fríos, sobreviviendo incluso cuando están cubiertas de nieve. Las plantas de la variedad sativa son altas y esbeltas, generalmente entre los dos metros y medio y los tres metros y medio de altura. Podrías decir que la sativa es lo contrario a una indica, al ser estrecha, con hojas más estrechas que las de la indica y un color verde más claro. Un cogollo de sativa se convierte de coloro rojo a medida que madura en un entorno cálido y puede volverse de color púrpura si madura en un entorno más frío. Algunas variedades de sativa pueden incluso tener pigmentos amarillos (“oro”). Las plantas de la variedad sativa tienen un olor especiado agradable, dulce y afrutado si se cura adecuadamente, y el colocón es cerebral y enérgico casi parecido a la anfetamina. Las variedades populares de sativa son: California Orange Bud, Ice, Super Lie, Blue Berry, Swazi, Jack Herer y Maui Waui.

Los prejuicios eran lo que sucedía a principios del siglo XX, cuando el cannabis se asociaba a los inmigrantes de origen no caucásico y la planta cayo víctima del racismo. California fue el primero en declarar ilegal la marihuana en 1913, porque se creía ampliamente que el creciente número de niños blancos estaba viéndose influenciado negativamente por las minorías sociales que cultivaban marihuana. Esto era intolerable en los círculos de la alta sociedad por lo que los políticos intentaron aplacar a sus contribuyentes de campaña favoritos en la única medida que podían, promulgando la desaparición de la marihuana.

Esto obviamente no ha funcionado nunca. Una demanda insaciable (impulsada por la rebeldía, porque los americanos tradicionalmente no se llevan bien con las autoridades) y algunas veces unos márgenes de beneficio indecentes crearon una nueva frontera para los cultivadores botánicos de alta tecnología. A mediados de los setenta podías comprar una bolsa con cogollos con nombres como: Acapulco Gold, Maui Wowie y Sinsemilla. La carrera para crear nuevas razas estaba en marcha. Hoy en día hay suficientes variedades de cannabis recreativo y medicinal como para llenar un álbum fotográfico con una diversidad de efectos mentales e incluso de olores y sabores para adaptarse a los diferentes gustos y estados de ánimo.