Page content

Marihuana Terapéutica: Epilepsia

I love marijuana medical epilepsy

Epilepsia

La epilepsia se produce bajo numerosas formas, pero, generalmente se caracteriza por un fallo en el funcionamiento de la hiperactividad de las células del cerebro dando como lugar a una convulsión. Algunas veces, las crisis epilépticas pueden tomar la forma de convulsiones físicas (espasmos violentos), pérdida de la conciencia, alteración de los estados sensoriales y, en casos extremos, coma y muerte. Los accidentes, enfermedades y factores genéticos son todas ellas algunas de las causas que provocan la epilepsia. Los tratamientos convencionales, normalmente la prescripción de un medicamento anticonvulsivo, ayudan a la mayoría de los pacientes pero entre el 20 y 30% de ellos no les resultan efectivos tales tratamientos.

En general, los pacientes han encontrado que el cannabis puede ser beneficioso en dos formas específicas de epilepsia, la primera de ellas es la epilepsia tónico-clónica. Esta forma de epilepsia se caracteriza por espasmos corporales violentos causados por células cerebrales que funcionan de manera incorrecta en ambos lados del cerebro. Numerosos pacientes con esta forma de epilepsia han informado de que pueden eliminar la intensidad de las convulsiones por completo al fumar marihuana ya sea al hacerlo de forma aislada o con el consumo de otros medicamentos recetados.

La marihuana puede ser también útil en el tratamiento de trastornos convulsivos parciales que están relacionados con el daño en los lóbulos frontales o temporales de la corteza cerebral. Estos trastornos pueden presentarse en una variedad de diferentes formas, incluyendo la pérdida de conciencia, espasmos musculares y otras muchas más. Estos problemas no son fácilmente tratables pero los pacientes han notificado de la supresión de los síntomas al fumar marihuana. Una encuesta realizada entre 308 pacientes con epilepsia mostró que la marihuana parecía retrasar la aparición de los primeras convulsiones complejas (Ellison). En un estudio realizado por Cunha, la mitad de los epilépticos con enfoque temporal obtuvieron un alivio completo de las convulsiones con algunas dosis de CBD 10 veces más grandes de las que se suelen encontrar en un porro de forma normal. Sin embargo, otros estudios realizados con CBD no han sido tan esperanzadores (Cunha).

La marihuana no es la cura definitiva para todos los tipos de epilepsia. Por lo general no es efectiva para lo que se denomina el petit mal o las convulsiones de ausencia. Hay algunas evidencias de que el CBD podría incluso contrarrestar la eficacia de otros medicamentos que se usan para tratar el petit mal. Además, al menos uno de los casos ha demostrado que el THC oral (en una dosis de 20 mg) ha provocado un ataque de epilepsia tónico-clónico en un paciente que ya contaba en su historial médico con ataques de epilepsia. Por lo tanto, los epilépticos que estén interesados en probar los cannabinoides deberían ser especialmente cuidadosos con el THC oral. Los epilépticos que hacen uso de los cannabinoides pueden, en realidad, ser susceptibles a ataques si dejan de seguir el tratamiento.