Page content

Marinol Dronabinol: THC Oral Sintético

I love marijuana marinol dronabinol

El Marinol se asemeja estrechamente a los efectos de la marihuana y es fácilmente el mejor sustituto. Consiste, básicamente en cápsulas de THC puro. El THC se sintetiza químicamente por un caro proceso patentado. Después, se disuelve en aceite de sésamo y se emplaza en cápsulas de gel blando. Solvay Pharmaceuticals comercializa el Marinol en dosis de 2,5, 5 y 10 miligramos. En el año 1986 fue introducido por primera vez como antináuseas para pacientes de quimioterapia. En 1993 fue aprobado para tratar las náuseas y la pérdida de apetito por los enfermos de SIDA. La FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) aprobó ambos usos por Marinol basándose en unos estudios de control de seguridad y eficacia.

Ahora mismo, el Marinol es una sustancia controlada de nivel 3. En el momento de su aparición fue clasificada de nivel 2 lo que equivalía a que era un medicamento muy controlado y de difícil acceso. De hecho, las prescripciones de nivel 2 deben rellenarse por triplicado para que las autoridades puedan monitorizarlas. Como consecuencia de estos requisitos los doctores eran reticentes a prescribir Marinol. Sin embargo, en 1999, el Marinol recibió la distinción de nivel 3 y ya no eran necesarias las prescripciones por triplicado. La decisión de incluir el medicamento en el nivel 3 fue la influencia de un estudio realizado por Haight-Ashbury Free Clinic que reveló que el Marinol tenía un ínfimo potencial de abuso y que no se encontraba con frecuencia en los mercados ilícitos. Desde que recibió la nueva categoría los doctores no tienen motivos para preocuparse por el acoso del gobierno al prescribir Marinol.

El desarrollo de Marinol fue promovido por oficiales federales de la administración Reagan como un sustituto digno de la actual marihuana. La disponibilidad del Marinol se cita generalmente como una razón para mantener la marihuana ilegalizada. Los defensores alegan que el Marinol es preferible ya que es un fármaco químicamente puro el cual se produce en dosis controladas en entornos estériles antes que una planta que se fuma la cual contiene un número indeterminado de compuestos químicos que varían en función de la planta. Sinceramente, se ha demostrados que el Marinol es un sustituto pobre e imperfecto de la marihuana natural. A pesar de su utilidad para algunos pacientes otros han notificado que no funciona igual de bien que la auténtica.

Una de las limitaciones más obvias del Marinol es que contiene solo un cannabinoide clínicamente activo: el THC. El resto de cannabinoides que se encuentran de forma natural en la marihuana (como el CBD), los terpenos y los flavonoides están ausentes en el Marinol. Todos estos ingredientes que trabajan conjuntamente pueden crear beneficios médicos únicos. El THC puro puede ser, en realidad, perjudicial para algunos pacientes y, sin duda, no ideal para otros.

Quizás la mayor limitación del Marinol es que solo se presenta en dosis orales. En muchas circunstancias, es preferible, a menudo, la inhalación y solo está disponible bajo la forma de marihuana natural. Los pacientes de quimioterapia, por ejemplo, están frecuentemente con náuseas y tienen gran dificultad para mantener cualquier medicación de tipo oral. La forma más sencilla de conseguir los efectos benéficos de la marihuana en su sistema es a través de la inhalación.

La inhalación también es buena al facilitar un rápido alivio en los pacientes con dolor extremo o repentino. En el caso de las dosis orales, sin embargo, puede pasar una hora o más hasta que se produzca cualquier efecto. La marihuana inhalada puede incluso usarse para tratar los ataques inminentes o los espasmos musculares con gran rapidez.

Otra ventaja de la inhalación es que proporciona a los pacientes con un barómetro interno que regula su dosis de forma más precisa a través de un proceso denominado auto valoración. Al inhalar marihuana se puede saber si fue poca, demasiada o simplemente la necesaria para conseguir el efecto deseado. Si no se está conforme se puede reajustar la dosis en consecuencia. Con las dosis orales, sin embargo, predecir la dosis adecuada son todo conjeturas y solo puede verificarse pasada una hora o más cuando empiecen a surtir efecto. Quedarse cortos o pasarse con las dosis es mucho más frecuente con las dosis orales.

Todo esto provoca que las reivindicaciones de los opositores de la marihuana parezcan no tener sentido. La idea de que el Marinol esté científicamente controlado lo hace que sea mejor que la marihuana natural es casi risible. Los pacientes que usan el medicamento para paliar el dolor, el malestar o las náuseas se encontrarán en una mejor posición si pueden ajustar por sí mismos sus dosis por medio de la auto valoración antes que permitiendo que un doctor adivine la dosis oral apropiada.

De hecho, a pesar de que las dosis de Marinol estén bien definidas, es difícil (y virtualmente imposible) predecir cuanto medicamento es absorbido por el sistema. Esto se produce debido a que la biodisponibilidad oral del THC es diferente y depende del estado del sistema digestivo, del metabolismo y de otros factores individuales. Una determinada dosis oral puede ser insuficiente en una ocasión y excesiva en la siguiente. En consecuencia, una dosis incorrecta es un problema común con el Marinol. Esto es especialmente grave para la gran franja de pacientes que experimentan un alto grado de incidencias por ansiedad debido a una sobredosis, problema que está agravado por la ausencia de CBD en el Marinol.

Algunos usuarios han informado que han obtenido mejores resultados disolviendo una cápsula de Marinol bajo sus lenguas. Este método "sublingual" permite que el THC sea absorbido directamente en el torrente sanguíneo a través de los tejidos orales sin tener que pasar por el sistema digestivo. La administración sublingual hace que el THC actúe de forma más rápida (en torno a los 15 y 20 minutos) y fiable que usando la ingesta oral.  A pesar de ello, la etiqueta en el Marinol desaconseja la administración sublingual y recomienda a los pacientes que solo traguen la píldora.

Por otro lado, debido a que el Marinol contiene aceite de sésamo es casi imposible y, ciertamente, no es deseable administrarlo por inhalación. El aceite de sésamo crea un humo irritante al quemase y hace que sea imposible vaporizar el Marinol.

Otro inconveniente importante del Marinol es el elevado precio que puede alcanzar, varios cientos de euro, un bote de 60 cápsulas. Se tiene constancia de que algunos pacientes han llegado a ingerir varios botes en un mes y, a menos de que disponga de un buen seguro, es difícil seguir con el tratamiento. El Marinol es tan caro debido a que se sintetiza químicamente pero, como hemos visto anteriormente, es posible producir el mismo tipo de extractos de alta potencia de THC con marihuana de cosecha propia por una fracción del coste del medicamento. Cuando el cannabis aún estaba en el mercado norteamericano en la década de 1920, un bote de 4 litros que contenía unas 4700 dosis se podía comprar por poco menos de 4 dólares o lo que es lo mismo ¡Una décima parte de un centavo por dosis! Sin duda es irónico que el coste de la seguridad social sea tan caro y que nuestro gobierno haya prohibido uno de los medios más asequibles y efectivos de medicación.

Sin embargo, el Marinol posee algunas ventajas. Médicamente es puro y nunca va a tener ningún tipo de contaminante externo: bacterias, hongos, pesticidas o cualquier otro contaminante que pueda encontrarse en el mercado negro de la marihuana. Además, el Marinol no contiene ninguno de los peligros respiratorios involucrados el el proceso de fumar. Por supuesto, ellos comparten la ventaja de las preparaciones orales del cannabis natural pero, la consistencia y la pureza del Marinol proporcionan una predicción de su fuerza cuando se toma de una forma consistente. La potencia de las preparaciones orales caseras puede variar de un lote a otro.

En general, la importancia principal del Marinol es su legalidad. Puede ser prescrito por cualquier médico que posea una licencia de la DEA y para cualquier indicación incluso si no viene en la etiqueta. Cuando el Marinol se aprobó por primera vez, la DEA intentó limitar su uso a los pacientes con quimioterapia pero nunca se aplicó de forma real. Hoy los doctores prescriben Marinol para una amplia gama de indicaciones como lo hubieran hecho con la marihuana. Sin embargo, los doctores son reacios a la hora de prescribir Marino para las indicaciones que no vienen en la etiqueta, especialmente cuando no hay evidencias científicas sólidas de la eficacia del THC para esa dolencia. Además, las compañías de seguros médicos no pagarán la prescripción de los medicamentos que no vengan tipificados en la etiqueta de los mismos. El uso del Marinol para cualquier otra cosa que no sean las náuseas de los tratamientos de quimioterapia o la pérdida de peso por SIDA deberá correr por tu cuenta.

 

Marihuana, Marinol y test de drogas

La condición jurídica del Marinol tiene implicaciones importantes para cualquier persona que se someta a un test de drogas por el motivo que sea. Mientras que la marihuana continua perteneciendo a la clase 1 no se tiene ningún derecho a usarla incluso de forma médica. Incluso puedes resultar despedido de un trabajo o seguro en base a dar positivo en un test de drogas. Dado que las pruebas de orina puede detectar metabolitos de marihuana entre uno y cinco días después de su uso y entre una y seis semanas en los usuarios crónicos indudablemente esto acarreará algunos problemas para los usuarios de la marihuana terapéutica.

Una solución sencilla a este problema es obtener una prescripción de Marinol. El Marinol se basa en el THC y es prácticamente imposible distinguirlo de la marihuana en la mayoría de las pruebas toxicológicas más comunes. En la mayoría de los casos, los trabajadores tienen el derecho de dar positivo en cualquier droga en la que se le haya prescrito legalmente. Por tanto, si poseen una prescripción de Marinol, ¡pueden ser técnicamente descalificados en un test positivo de marihuana!

Por supuesto, hay restricciones para esta táctica. Antes de realizar la prueba, se deberá informar al encargado de la revisión médica que está consumiendo Marinol. Esto implica que divulgue su condición médica lo que podría conducir a un pretexto para no contratarle en primera instancia. En segundo lugar, algunos de los nuevos exámenes toxicológicos pueden distinguir entre la marihuana y el THC puro. Según el Dr. Mahmous Elsohly, director del programa de investigación sobre marihuana de la universidad de Misisipi, ahora es posible detectar ciertos metabolitos no cannabinoides del THC que solo pueden encontrarse en la marihuana natural. Esto se determina mediante el uso de pruebas sofisticadas y costosas por medio de un sofisticado espectómetro de masas y de la cromotografía de gases (GC-MS).

 

Robert

Do you want to learn more about growing marijuana?

Let me give you my Marijuana Grow Bible! Just tell me where to send it.
You will get the detailed Plant Care Guide as a bonus. All for free.
[grwebform url="http://app.getresponse.com/view_webform.js?wid=680898&u=SugX" css="on"]