Page content

Plantas de marihuana estiradas

I love plantas de marihuana de estiramiento

Plantas de marihuana alargadas

Síntoma: Las plantas cuyos tallos son alargados son problemáticas a la hora de crecer en habitaciones de cultivo y en jardines en exterior dónde la altura es una preocupación principal.

Solución: Las plantas se estiran por varias razones. La genética es la razón más obvia. Algunas plantas están programadas para producir tallos largos sin importar todo lo que intentes por evitarlo. Las variedades de Sativa que crecen altas en exterior harán lo mismo al crecer en interior. Excluyendo los factores genéticos, existen un par de cosas que los jardineros pueden hacer para reducir el tamaño de los tallos entre las hojas.

Una fuerte circulación de aire puede producir movimiento en el tallo y en las hojas lo que fortalece y ensancha el tallo mientras frena su crecimiento vertical. Los vientos doblarán el tallo creando rasguños microscópicos en el tejido de la planta. La planta, entonces, arreglará rápidamente estos pequeños rasguños creando tejido nuevo. Solo con cepillar o doblar las hojas y el tallo se puede imitar los beneficios proporcionados por la circulación del aire y, por lo tanto, ensanchar y fortalecer el tallo.

El espectro lumínico puede utilizarse para controlar la altura. La luz azul fomentará unos tallos más pequeños y robustos mientras que la luz roja y naranja estimularán unos tallos más delgados y largos. Si se exponen a lámparas de halogenuros metálicos durante el crecimiento vegetativo las plantas tendrán tallos más cortos. Si se exponen a lámparas de sodio de alta presión tendrán tallos más largos.

La luz infrarroja, la cual es invisible al ojo humano, también se puede usar para mantener la altura de la planta. Se utiliza cuando las luces están apagadas y se produce por lámparas de calor (las cuales también emiten una luz roja). Una prenda de algodón negro cubrirá el reflector de la lámpara de calor, permitiendo que los rayos infrarrojos produzcan los efectos deseados mientras captura además la luz roja para evitar sus efectos negativos. Aún así, la luz infrarroja puede también inducir a la floración y debería ser solo utilizada durante la floración.

 

 

El calor también puede afectar al crecimiento del tallo. A medida que temperatura aumenta las plantas crecerán los tallos más largos de forma natural. En torno a los 15º C (60º F) una planta frena el crecimiento y los tallos tienden a ser más gruesos. A 27º C (80º F) notarás que tanto los cogollos como los tallos más inferiores empezarán a alargarse.

Los cogollos que se extienden demasiado cerca a una luz pueden tener poco peso o ser larguiruchos. Algunos cultivadores asociarán erróneamente este fenómeno con el de la "quemadura por luz". Pero, este no es el verdadero problema. Lo que sucede en realidad es que el calor de la lámpara crea en la zona de los cogollos una atmósfera caliente insostenible. Algunas soluciones incluyen el uso de una lámpara refrigerada por aire que evite que una gran parte del calor entre en la habitación. Del mismo modo, las lámparas refrigeradas por agua capturarán todo el calor de la lámpara por lo que los cogollos pueden estar muy cerca de la luz sin correr el riesgo de quemarse.

Los invernaderos utilizan también un sistema denominado inversión térmica. Esto implica básicamente mantener la temperatura más alta durante los periodos de oscuridad y la inferior durante los periodos con luz. Mantener la temperatura baja alrededor de 21-23º C (70º F) durante los períodos de luz e incrementar la temperatura a 27º C (80º F) durante la noche frenará el crecimiento vertical y no afectará de forma negativa al cultivo.

La falta de luz provocará una prolongación del tallo. Las plántulas desarrollarán tallos largos y delgados en un intento por alcanzar más luz. Para prevenir esto, suministra un régimen de luz mucho más intenso o al menos coloca las plántulas más cerca de la fuente de luz. Si las plántulas ya se han estirado intenta apoyarlas en pinchos de madera. Después de proveerles una fuente de luz mucho más intensa los tallos adquirirán la fuerza necesaria para mantenerse por sí mismos. Las plantas más viejas se estirarán también hacia la fuente de luz si les falta luz. En este caso, los cogollos crecerán sin peso, no estarán endurecidos y tendrán pocos tricomas. Añadir más bombillas o situando la luz más cerca de las plantas puede resultar beneficioso.

La poda también puede ser utilizada para reducir la longitud del tallo. Eliminar la parte superior del tallo principal fuerza a las ramas de alrededor a crecer. Estas ramas auxiliares no crecerán tan largas ni tan altas como el tallo principal. También puedes simplemente doblar la rama hasta que se parta y que cuelgue más abajo.