Page content

Riesgo de Seguridad Reducido – Marihuana Exterior

I love marihuana altos rendimientos

Seguridad reducido

Existen muchas razones por las que decidir cultivar marihuana en exterior. Una de ellas debe ser la seguridad. Si cultivas en el interior de tu vivienda, una parte importante de ella irá destinada a mantener dicha actividad. Necesitas un armario para los semilleros y otros dos armarios separados para las plantas más desarrolladas conforme vayan madurando y floreciendo.

Además de la iluminación, el calor y el olor, el cultivo en interior puede elevar el riesgo (las plantas están siempre en tu propiedad y en tu hogar por lo que pueden llevarles a tu persona). A menos que reduzcas drásticamente el número de personas a las que permitas acceder a tu vivienda el hecho de que estás cultivando marihuana será evidente al menos para unas cuantas personas. Una manera de reducir el problema de los olores en el interior de la vivienda es mediante el empleo de un filtro de carbono. Deberías, además, no hablar de ello con mucha gente, especialmente los vecinos.

Mayores cosechas

Cuando cultivas marihuana en interior, las plantas nunca pueden hacerse muy grandes. Usando la mitad de la energía y tiempo puedes producir plantas de dos a tres veces más grandes con mayores cogollos. Para el cultivo en interior necesitas más plantas, mayor inversión y conlleva más tiempo y conocimientos. Sin embargo, puedes cosechar seis veces al año y tienes un mayor control sobre los factores ambientales. Ambos métodos tienen sus propias ventajas.

Más barato para empezar

Si cultivas en interior necesitas prescindir de al menos una habitación en tu casa. Además, necesitarás comprar una gran cantidad de equipamiento caro como sistemas de iluminación, sistemas de ventilación y equipo de medición.

Si cultivas marihuana en exterior sólo necesitas comprar las semillas, algunas cosas para germinarlas y algunos fertilizantes. El resto de elementos los proporciona la naturaleza. Luz, agua, ventilación e incluso algunos nutrientes. Intenta cultivar la marihuana en un lugar de fácil acceso de tal forma que puedas hacerte cargo de ellas. Es mejor ir controlando de vez en cuando plagas y enfermedades así como ofrecerles algunos nutrientes extra.