Page content

Secado - Marihuana Exterior

I love marihuana secado

Secado marihuana

Una vez que las plantas de marihuana hayan sido cosechadas, ellas cesarán de producir, obviamente, nuevos canabinoides y resinas.  Los cambios que tengan que ver con la potencia serán negativos, pero un secado y almacenamiento correctos pueden paliar los efectos. La mayor parte del peso que contienen las plantas es agua y el secado hará que el agua se evapore, asegurando que la marihuana arda uniformemente y se fume bien. Si fueses impaciente e intentases cortarlas antes de tiempo, secarlas y te fumases un cogollo antes de la cosecha, seguramente te des cuenta de lo poco que vale. Esto se debe a que el agua comprende más de la mitad (más del 60%) de su peso. Probablemente no consigas colocarte, pues el secado ayuda a activar los canabinoides de la planta de marihuana. Pero como eres un cultivador paciente, esperarás hasta que tus cogollos estén perfectamente cortados y preparados.

Hay varios métodos que considerar a la hora de secar la marihuana pues van desde los sencillos y rápidos hasta los que son ligeramente más enrevesados pero que a fin de cuentas no son muy complicados. El primer método que os voy a describir es el más lento de todos pero es sin duda el más efectivo para mantener el aroma y el sabor de tus cogollos. Simplemente cuelga boca abajo los cogollos en un lugar oscuro como un armario o una habitación que tenga las ventanas cerradas y una buena corriente de aire. Es importante que el aire circule durante el proceso de secado de las plantas de marihuana. Esto significa que debes tomar ciertas precauciones en cuanto a lo que se refiere al lugar en el que secaras las plantas pues el olor será muy pero que muy fuerte.

 

 

Utiliza un ventilador para mantener el aire en circulación y asegúrate de separar las plantas pues podrías perder muchos de los cogollos a causa del moho. Eliminar las grandes hojas verdes y los tallos acelerará el proceso de secado pues estas partes de la planta contienen mucha más agua. No seques la marihuana al sol pues los cogollos perderán potencia, color y parte de su sabor. Además, se volverán quebradizos lo que hará que raspe mucho al fumar.

 

 

Si tu habitación de secado es muy húmeda, o está lloviendo en el exterior, presta especial atención a tus cogollos y asegúrate de que la habitación está bien ventilada. Deberás ser especialmente cuidadoso bajo estas condiciones en lo que atañe al moho. Esta es una razón por la que tu área de secado debería ser segura: tus múltiples viajes no deberían levantar sospechas. El tiempo de secado para una gran cantidad de marihuana oscila entre los diez días y las dos semanas.