Page content

Semillas de Marihuana: Cualidades y Características

I love marijuana semillas

Reconocer la calidad de las semillas de marihuana

Ahora que tienes una idea de que variedad de marihuana quieres cultivar, quieres estar seguro de saber en que debes fijarte cuando compres el suministro más importante de semillas. Examinar tus semillas y comprobar tu producto es la mejor forma de evitar gastar una estación de cultivo debido a una plantación nula.

 

 

 
Probablemente la mayoría de los cultivadores caseros empiecen sus primeras cosechas seleccionando las semillas que han recogido de las bolsas de marihuana que venden comercialmente. Recuerda que a menudo la maría importada de las sofisticadas factorías ilegales es procesada y envasada en grandes cantidades las cuales pueden exceder las 4 toneladas por cosecha. Los brotes de las plantas maduras son colgados bocabajo en cobertizos al aire libre hasta que alcanzan una textura pegajosa al secarse y poseen una humedad predeterminada que es monitorizada por medidores de humedad digitales. Cuando las plantas alcanzan el nivel de curado deseado, los tallos que contienen los cogollos son cortados del tallo principal y envasados al vacío en bolsas zipper de una libra o de un kilo. Las bolsas zipper se someten a todo tipo de manipulaciones bruscas (y son expuestas a materiales y entornos que lo más seguro serían restringidos por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) de vender legalmente la marihuana.

Todo lo que tenga que ver con obtener las semillas para cultivar del mercado negro de marihuana vendida en las calles es cualquier cosa menos buena. Muchas semillas no están maduras cuando la planta progenitora es cosechada porque simplemente no hay tiempo para que los cultivadores de maría puedan asegurarse de que cada rama recibe toda la luz que necesita para producir el mayor tamaño posible de cogollos o que las semillas sean sanas. De hecho, esto ocurre solamente porque la tarea de entresacar las semillas de grandes cantidades de marihuana es una labor gigantesca por lo que el usuario final puede encontrar de hecho alguna semilla en la bolsa. Recuerda que a los cultivadores profesionales no les interesa alentar que lo hagas por ti mismo. Por este motivo, no te desanimes al encontrarte semillas que han sido partidas durante el proceso de envasado al vacío o durante la brusca manipulación. Lo que es menos evidente son las semillas que han sido congeladas; el cannabis no es nativo de las latitudes donde el invierno cubre la tierra con nieve durante varios meses al año y es poco probable que las semillas que están congeladas se reproduzcan.

Se ha estimado que de hecho sólo una de cada tres semillas de maría brotará. Lo que viene a decir esta declaración arbitraria es que muchas de las semillas de las plantas de los cultivadores no germinarán por un determinado número de razones. Esto incluye a las semillas que no están maduras, a las semillas cuya cáscara se ha roto exponiéndolas a gérmenes en su interior, y a las semillas que han muerto por temperaturas extremas de frío, de calor, por sequedad extrema o por tiempo.

Es posible elegir las semillas para salvar sólo las mejores, lo más probable para tener éxito con las candidatas, e incrementar el ratio de germinación lo más cercano al 100%. Las semillas maduras no son de color blanquecino o verde claro, son marrón oscuro, a menudo con unas ligeras bandas jaspeadas. Entre ellas, las mejores son las semillas gruesas y redondas. Las semillas que son más pequeñas que estas y no llevan este veteado también pueden brotar y crecer bien, pero como norma general, cuanto más sana y más desarrollada esté la semilla, más fuerte será el brote.

En los “cogollos” (el órgano protuberante que facilita la reproducción de las plantas de marihuana), las semillas crecen directamente desde y muy cerca de los tallos de sus progenitores. Estas están generalmente fuera del alcance de la vista bajo una capa aislante de material del capullo y protegidas de las fuerzas de aplastamiento del envasado al vacío por sus tallos leñosos. Este es el motivo por el que muchas logran llegar intactas al usuario final y en condiciones distribuibles. Las semillas verdes están recubiertas por un envoltorio protector de celulosa de color blanquiverde el cual se desprende cuando la semilla alcanza la madurez. La mejor forma para eliminar las semillas para sembrar de los cogollos verdes o secos es localizarlas y luego usando la uña del dedo pulgar moverla suavemente del tallo. Descarta cualquiera que presente la cáscara agrietada o rota y aquellas que sean blanquecinas o cuya cáscara no sea pareja.

Los cultivadores más experimentados pueden querer una variedad de plantas macho y hembras pero, el peligro radica aquí en una fecundación incontrolada. Las plantas hembra no fecundadas suelen producir cogollos más grandes y más potentes.

Las plantas hembra fecundadas te proporcionaran los materiales para la cosecha del siguiente año, pero los cogollos serán más pequeños y estarán llenos de semillas. El trabajo y la planificación necesaria para una reproducción multigeneracional está más allá del alcance de esta guía de crecimiento por lo que si sólo es por el placer de darte el gusto, siéntete libre de ir y comprar semillas “feminizadas” comercialmente por un cultivador (para más información sobre la producción de semillas, consultar el Capítulo Ocho)

Tenga especial cuidado si cultivas en un armario ya que las semillas feminizadas solo producen plantas hembra y si plantas un cultivo sólo con plantas hembra no habrá ninguna planta macho para polinizarlas por lo que no producirán apenas semillas o más bien no producirán ninguna. El inconveniente para un cultivador que plante para consumo propio quien depende de cosechar las semillas para el siguiente cultivo de un otoño al otro es que no obtendrá semillas a menos que él o ella pueda también plantar algunas semillas no feminizadas, de las cuales la mitad al menos serán plantas macho. De hecho, yo recomiendo esto, porque si una variedad de cannabis es agradable tanto al fumarla como al comerla, lo más seguro es que quieras mantener dichas cualidades en el cultivo del próximo año.

 

Dónde comprar: Proveedores Comerciales de Semillas

El cultivo mostrado en los próximos capítulos fue cultivado específicamente para esta guía de crecimiento y es un producto de semillas “montgrel” extraídas de 14 gramos de marihuana de un vendedor. Sin embargo, si las semillas de tu última compra se encuentran en una condición mala para ser plantadas, existe un gran número de proveedores de semillas de cáñamo por todo el mundo. Enviadas en sobres marrones acolchados que no proporcionan ninguna indicación de su contenido, estas semillas “feminizadas” seleccionadas a mano han sido cosechadas de plantas cultivadas selectivamente para crecer rápidas, fuertes y grandes. Además, es casi una ironía legal sospechosa que la mayoría de los estados (y países) no tengan leyes en contra de la posesión de las semillas de cannabis y que no se convierta en una sustancia controlada hasta que las plantes.

A menudo, con un precio de más de 10 $ USD por semilla, estas razas altamente manipuladas por los diseñadores de la raza prometen que son únicas, que son variedades altamente especializadas, afirmando que todas ellas producen un tipo de colocón diferente. Los cogollos de algunas tienen una apariencia exótica, muy diferentes de una sativa o indica natural, y todas ellas han sido seleccionadas de forma selectiva para producir la mayor cantidad de cogollos posible. En este momento, escribiendo “semillas de cannabis” en un motor de búsqueda en Internet dará como resultado más vendedores de semillas de los que la mayor parte de cultivadores quisieran clasificar al completo.

No tengo paladar en lo que se refiere a la maría y con frecuencia fallo a la hora de apreciar los matices sutiles de los colocones de la maría de diseño; todo lo que me preocupa es que me deje tan colocado como me gustaría estar y durante el tiempo que me gustaría estar así y con el menor número de caladas posibles. La conclusión es que técnicamente todos los cogollos cultivados, cuidados y curados de la forma correcta proporcionarán el mayor colocón al fumador habitual. Si tu presupuesto te permite pagar tanto por cada semilla como lo harías al tratarse de un refresco y quieres intentar cultivar plantas con cogollos grandes y de nombres como Durban Poison y White Widow, inténtalo por todos los medios; probablemente no te arrepientas con los resultados.