Page content

Trasplantar y Trasladar las Plantas – Marihuana Exterior

I love marihuana mover las plantas

Transplantar marihuana

En este momento todas tus macetas están llenas con semillas recién plantadas y permanecen en el interior, incluidas las que están en un armario bajo focos fluorescentes u otro sistema, en un lugar apacible. Una vez que los primeros brotes empiecen a despuntar, muévalas al sol, bien dentro de un invernadero o directamente bajo los rayos del sol. Después de dos semanas, las plantas deberían haber desarrollado las raíces lo suficiente como para ser trasplantadas en el terreno preparado.

Es en este momento cuando un cultivador avispado empleará un poco de selección sexual, eligiendo trasplantar sólo las plantas hembras. El sexo de las plantas de marihuana es tratado en profundidad en la próxima sección. Generalmente hablando, trasplantar debería hacerse o bien después de las primeras heladas o un tiempo después de los primeros días de primavera si tu zona es de clima suave. Intenta hacerlo en un día lluvioso o nublado, pues las plantas tendrán una forma más fácil de ajustarse al nuevo entorno sin la presión añadida de la intensidad de la luz del sol.

Si tus plantas nacieron en un invernadero o bajo unos focos fluorescentes, necesitarán un período de dos semanas de adaptación y pueden mostrar síntomas evidentes del posible shock al trasplantarse. Un signo evidente del shock es el desmoronamiento del tallo o marchitamiento.

Una forma de prevenir los efectos adversos del trasplante es trasladar tus plantones a una zona parcialmente soleada durante unos días antes del trasplante. Esto es como un destete, si las plantas reciben unas pocas horas de luz del sol al día podrán paliar los efectos de estar de 10 a 12 horas bajo el sol al que pronto estarán expuestas.

Para preparar el trasplante, puedes marcar las macetas con un cuchillo, u otro instrumento, con agujeros por el que las raíces puedan atravesar. Si estas utilizando macetas de turba serás capaz de ver claramente como las raíces atraviesan la maceta. En la medida en que tus plantas sean lo suficientemente fuertes para aguantar los meses venideros, las raíces se multiplicarán y endurecerán. Crear orificios adiciones puede facilitar la tarea y permitirá a la planta aguantar la estación de crecimiento.